Popular Posts

Se escribe sin letras, se siente sin ruidos.

.;

Imagen extraída del blog Penny Lane (Valèrie)
Quédate quieto, mírame a ciegas y adivina que te respiro. Eres aire en los pulmones, una sonrisa de acierto; y para acierto, el tuyo y el mío. Un mutuo alivio, estar aquí y que estés conmigo. Nada de espejismos; eres tan real como siempre te imagino. Y te imagino si no estás, y te noto el corazón alterado cada vez que yo sonrío.

Descansa tus dedos sobre los míos, resóplate, llega hasta mí aunque no te vea los ojitos. Piénsame, persígueme entre líneas, piérdete en mis palabras y encuéntrame al final de cada punto y seguido, que no hay tiempo perdido si ya estás en mi camino, que el reloj se paró el décimo día del mes más frío.
Enamorémonos despacito, y no agradezcas todo lo que no te he escrito, que hay muchas frases que no digo, y aire que aún no hemos compartido. No corras, que aquí sigo; no me marcho, yo te sigo. Ya no hay prisa, pero sí impaciencia en todo lo que decimos. Y es que, cuando llegas, alumbras dos corazones de un solo tiro.

Juguemos al ‘nosotros’; quédate conmigo. Respírame siempre, acaríciame cuando te miro. Mírame aunque te diga que no lo hagas, haz que enrojezca incluso cuando no esté permitido. Haz que vea la luna, cada día, de un modo distinto. Que diciembre será siempre, y eso es todo lo que pido.
Enviat per : Marina Morell
2 Comments

Pensamientos en 'fa sostenido'

.;

Imagen extraída del blog Comenzando
a fotografiar (María del Mar Fontana)
A estas horas agradezco la paz que respiro, me complace la calma que me invade. Éste es, definitivamente, mi santuario, mi sitio en el mundo. Un lugar donde ser lo que creo, y un lugar donde creer en el alma. Y si soy lo que creo: soy alma, soy todo. Soy un punto a mi favor, y un ‘algo’ que quedó a medio hacer.

Soy un mundo vacío, un desagüe esquivo, una vía sin camino por dónde pisar. Sin embargo eso no es todo, pues soy corazón, al menos un trozo. Soy calma, tormenta; soy sol, y a la vez tiniebla. Soy lo nunca visto; y por nunca visto, jamás entendido. Probablemente un caso perdido, un misterio en alta mar.

Dime si no es mi destino escoger lo que yo elijo, y no lo que me impongan los demás. Soy la libertad de un preso herido por sus ansias de volar. Y por volar elige el castigo, y en el alto al fuego digo: no hay daño físico peor que el moral. 


Soy lo que te digo, 
nada y todo lo que escribo, 
un cuento que quiere ser leído, 
una historia que contar.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Fuerte, frágil: transparente

.;

Imagen extraída del blog Salud superior (Abdiel Rodríguez Nazario)
Fuerte como el agua,
frágil como ella misma.

Transparente siempre.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Graduada en Vivir por reducción al absurdo

.;

La vida implica daños y analgésicos con que combatirla: nada seríamos sin un buen escarmiento. Supongo, entonces, que se vive de golpes y de sueños, de no saber en qué punto estamos exactamente. Deduzco que se vive de experiencia y de inocencia en el mismo grado. Ese es, verdaderamente, el título de toda mi vida. Una simple deducción que puede ser reducida fácilmente al absurdo con la base más racional y matemática de la belleza humana. 

Imagen extraída del blog Philo & Sophia 

Igual es hora de demostrar, 
por el método directo, 
que no hay absurdo que valga 
en cuestiones de moral.
Enviat per : Marina Morell
1 Comments

La estupidez humana

.;

Imagen extraída de la página web politiquiando.com (Carlos A. Guzman)
Escribir un contrato de tolerancia entre el mundo y el ‘yo’ de cada uno convierte en burocracia el papeleo de los derechos humanos.
Enviat per : Marina Morell
1 Comments

Lluvia

.;
Imagen extraída de la página web haciendofotos.com (Elena)
Supongo que hay cosas de las que nos damos cuenta cuando la tormenta ya ha pasado. Posiblemente sea yo dicha tormenta, y simplemente tenga que pasar de largo cuanto antes.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

El doble giro

.;

Imagen extraída de tucamon.es (Miguel Ángel Ríos)

Mi mundo gira entorno al giro, y mientras yo le digo “alto, dame un respiro”, él me dice “qué va; yo a ti no te espero, yo a ti ni te miro”. Sea pues, que no me mire ni si quiera un poquito, que yo sola me basto para encontrar mi camino; y es que con mis pasos nunca hay rumbo fijo.
Enviat per : Marina Morell
1 Comments

Tarde lluviosa en el tren

.;

Imagen extraída de la página web minube.com (Anerol)
Mientras miraba el mar por la ventana del tren me he encontrado con mi reflejo algo empañado. El color grisáceo del cielo hacía juego con mis ojos, y el mar rompía sus olas tan fuertemente contra la arena que aún me compadezco de ella. La verdad, no era un paisaje muy animado, pero tenía algo que me atrapaba. Normalmente me hubiera girado de espaldas al mar y hubiera cerrado los ojos dejándome llevar por la música de mi reproductor, pero esa escena me absorbía, como si entre el mal tiempo tuviera que encontrar un punto de brillo especial que lo hiciera único y agradable, después de todo.

Caían cuatro gotas, aunque las nubes no parecían estar enfadadas. Podría decirse que se mantenían ahí, aburridas pero sin molestar a nadie, porque el viento no tenía fuerzas para echarlas. Al parecer el día tenía una tarde tonta, y la tarde me tenía tonta a mí, totalmente fuera de lugar.

Parece que las cosas no cambian, pero yo sí lo hago. El gris del cielo, las nubes sin ilusión, totalmente muertas; el viento que, más que acariciar al mar, parecía que se lo mirara de lejos; y el sol… que al parecer hoy le ha dado vergüenza hacer acto de presencia; todo esto me ha recordado que la melancolía inspira, y que sentirse vacío también es vivir; aunque no cumpla del todo nuestras expectativas.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Mundo-corazón, corazón-mundo. "Hola", "¿qué tal?", y "encantado".

.;

Imagen extraída del blog vargassandra.blogspot.com (Sandra Vargas)
Nunca voy a entender del todo el significado de una lágrima, pero sí el de una sonrisa. Al fin y al cabo las sonrisas mueven corazones; y las lágrimas... bueno, las lágrimas solo mueven al mundo.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Alma

.;

Imagen extraída del wordpress El blog del apologista
unitario (Mario Olcese Sanguineti)
A penas cuento cuentos
al viento, a penas a mí me los cuento;
y mientras él se impacienta en sus aposentos
es posible que yo, por intentar vivir de ellos,
termine por morir en el intento
de ser aquello que nace sin ser, ni llegará a ser cuerdo.
Con ser libre, mientras tanto, fantaseo.

Hay cuentos que a penas cuento,
es cierto, hay momentos en los que el pecho
sobresale de sitio, y el alma vuela sin rumbo,
sin destino, y vuelve con tal desatino
terminando en manos de este cuerpo
que no es de nadie, y que tampoco es mío.
Vuela y no vuelvas, que yo a ti no te olvido.

Pronto notarás que lo duro aprendido, en ti se ha quedado...
...y en ti lo percibo.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Una luna que llevarse de la mano

.;

Imagen extraída de la página web elpais.com (Ángel Martínez)
No hay más lunas porque una basta para alumbrar la oscuridad de toda una noche esparcida alrededor del mundo. No hay más lunas, solo una; no hay más brillo que el necesario para alumbrarnos el camino. Por más ciegos que estemos, por más vulnerables que seamos, un derroche de brillo no nos hará más fuertes, ni menos apresados.


Ella alumbra, y sigue alumbrando, sin más consuelo que el de una sonrisa en nuestros labios, sin más agravio que una noche que amenaza con matarla unas doce veces al año. Y ella que sigue, y ella que no se cansa, nos regala su luz aún envidiándola sombras y lágrimas.

Ella, como siempre, tan testaruda, tan a sus anchas; ella que de la muerte para nosotros revive aún sabiendo que renaciendo se expone, de nuevo, a que la muerte se la lleva de la mano. Ella que en mí vive; yo, que de ella vivo. Si no hay camino, yo lo hago; si lo hay: alzo el vuelo, a ella llego y, antes que la muerte, de la mano me la llevo escaleras a bajo.

Mas la muerte la encuentra de todas formas: una vez al mes, esa maldita docena de veces al año… y no es que esté triste cuando muere, es que cuando desaparece yo muero en el acto; y renazco pocas veces, solo cuando ella me despierta con un beso en los labios.

Que la luna vive en mí, que yo sin ella no valgo; y si por pensarla la muerte viene antes a buscarme, y no me pasa de largo, que me mate en el momento que la mata a ella, así mi alma, a mi luna, le mando; pues con ella quiere quedarse cuando todo, en mi cuerpo, haya acabado.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

La vida no solo mata

.;

Imagen extraída de la página web es.paperblog.com (Alfmega)
El medidor de impulsos, la novedad de aquello que no se palpa; no son los ideales lo que nos llevan, son las ganas las que nos alcanzan. La estructura esbelta de una sensación que cambia según el tiempo avanza; y aunque es cierto que aquí está todo oscuro, que aquí ver no veo nada; sí veo, sí, pues veo, más que con los ojos, con el alma.

El arte de las palabras, susurros alzados como hachas; gente, de ayer y de hoy, que como ley del día pasado y el día anterior, siguen sin ver nada. Mas si echaran el cierre a los ojos y no se engrilletaran tanto el alma, quizás verían más que una simple y amarga vida compulsivamente azucarada.

Que la vida nos influye, que el tiempo siempre nos falta; pero, ¿qué sería de nosotros si para curar el mundo tan solo con palabras bastara? Que sí es cierto, que la experiencia a la inocencia amenaza; que las alas y la corona de santo salen volando como si no hubiera mañana. Que el suelo arde; la esperanza, hiela; y la prisa arrebata… mas la vida no es solo eso. La vida lo es todo, la vida no solo mata.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Abstracción de sensaciones

.;

Imagen extraída de la página web taringa.net (Kandinsky)
Una luna llena que no llena, un sueño que sueña ser real, una nada tan perfecta que de tan perfecta nace y, después, muerta llega al final. Un desagüe en el camino, un peldaño en el destino, una vía de escape a ‘nunca jamás’. Que ‘nunca jamás’ existe, y existe en el alma del que es capaz de ver sin mirar.

La cascada de emociones, los colores de la inmensidad, son atardeceres insaciables que nunca se acuestan a descansar. El sueño los saluda, y el saludo siempre se queda en alta mar. Mar que todo lo entiende, mar que todo lo escucha, agua que llena el vaso a medio llenar.

Una carta enviada al fin del mundo que tiene miedo de no llegar, y el fuego de un corazón que, cuando llegue, desea que no la lea nadie más. Él, que sabe; él, que siente, no va a dejar de desear verla quemar. La tierra prometida, el silencio de las palabras, no puede esperar.

El aire que no respira, el agua que se ahoga, el tiempo que no puede dejar de contar. Esta es una historia de una cama que nunca puede descansar. La almohada la acompaña en sus noches que terminan por no acabar; el edredón, que las cubre, les desea un poco de tranquilidad.

Un teléfono que suena, una voz reconocida, una risa a recordar; pues una risa colectiva, una hojeada a la alegría es algo que no nos puede matar; y de matarnos, así yo moriría; así, de felicidad. Y que me grite quien quiera, que lo importante de la vida no es la vida, es todo lo que llegamos a obsequiar. Que me maten si así vivo, que la vida me da igual; porque la muerte es vida, si has dado todo lo que quieres dar.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

La vida es la reina; el silencio, el peón que la pelea

.;
Imagen extraída del wordpress Deriva2 (García Peña)
Ser sin ser del todo,
cuando todo es nada,
cuando nada es todo.
Ser sin ser, a secas;
y a secas, quedarse solo.

El lamento, llega;
la soledad, besa, pesa;
la culpa siempre queda.
Y, ¿qué le voy a hacer,
si es que sigo siendo sin ser
y de cualquier manera?
El silencio y la vida,
¿qué vida? ¿la mía?
la vida es la reina;
el silencio, el peón.

¿Qué pueden decir unas manos,
si no están cerca de un corazón?
No es que no te entienda,
mas no te quiero escuchar
porque escuchar cuando todo es nada,
y cuando nada es todo lo que hay que contar,
a veces me cuesta tanto
que prefiero ni preguntar.

Ser sin ser del todo,
cuando todo es nada,
cuando nada es todo.
Ser sin ser, a secas;
y a secas, quedarse solo.
Quedarse solo.
Enviat per : Marina Morell
2 Comments

Seamos realistas, pidamos lo imposible

.;

Imagen extraída del blog Escribiéndome (Estrella)
Ser valiente significa estamparse contra la pared las veces que haga falta si crees que puedes romperla en cualquier momento, o incluso sin saberlo seguro. La insistencia, el esfuerzo; sólo las ganas pueden con ella.

La realidad la soportamos porque pedimos imposibles, porque nuestra vida no deja de ser un deseo constante de cosas que no podemos alcanzar sin esfuerzo o sin dedicación. Las cosas, la vida, no aparece sola; alguien se ha esforzado para procurárnosla. Siempre, y digo siempre, hay alguien deseándonos lo mejor.

El esfuerzo es la valentía del más débil, y también del más honrado. No puedes romper una pared de un golpe, por muy valiente y asusto que seas siempre te faltará algo para romperla. La dedicación se encarga de ello, nos procura fuerza interior, nos muestra el punto débil de la pared, y nos invita a dar un golpe más.

De un portazo se despide la inocencia, se van las ilusiones, y se destruyen los sueños; de un portazo se corrompen esperanzas, se abandonan sonrisas, se matan satisfacciones y se hacen más fuertes los malos. La continuidad, la lucha constante nos hace buenos, aunque no lo parezcamos a simple vista, aunque estemos contaminados por mal carácter. Las buenas intenciones, la fe en nosotros mismos nos hace alcanzar lo que deseamos, por más imposible que parezca.

Al final los malos ganan de todos modos, es cierto; pero los buenos ganan el doble, porque valoran las dificultades que les ha supuesto echar abajo esa pared que parecía imposible de derruir.

Es cierto que la vida está llena de imposibles, de inalcanzables, pero la cuestión no es dar un hecho por imposible, sino darte de cabezazos contra el imposible hasta hacerlo posible, hasta decir: “vaya, pues al final sí he podido”.

El infortunio viene dado por la negación de tus capacidades. Si deseas regalar sonrisas, si deseas ser feliz a costa de buenas intenciones, entonces tu fortuna será la más grande del mundo. Será tan inmensa que nunca carecerás de honradez, y tus amigos, amores o familia te recordarán cuando no estés por ser el tipo de persona que siempre han querido en sus vidas.

Sé especial, porque puedes serlo.
Enviat per : Marina Morell
1 Comments

Renacer

.;
Imagen extraída del blog El quemador de esencias (Carmen M. Olea)
Me comprometo a comportarme como es debido, a ser más obediente, y a perder totalmente el juicio si la ocasión lo requiere. No es fácil actuar bajo un guión, pero si no lo tuviéramos no podríamos romperlo, y muy probablemente perderíamos más de lo que perdemos cuando lo seguimos a rajatabla.

Comprometerse, ser obediente y perder totalmente el juicio; las tres cosas derrochan insensatez. Insensatez moral, insensatez humana. Si acatas, pierdes mundo, pierdes experiencia; si desobedeces, corres el riesgo de hacerte daño a ti mismo, y de fallar a quienes más te quieren.

A veces hay que decidir cuanto daño, o decepción, estamos dispuestos a causarnos a nosotros mismos para aprender de forma autodidacta, que es la mayor muestra de retentiva experimental posible.

Es más que probable que al caer nos atrape una especie de fuerza inexplicable que nos invite a quedarnos ahí, en el suelo, tendidos como las hojas de los árboles en otoño. Sin embargo, el inexorable momento en el que nos levantamos con nuestras dos manitas es el instante que nos hace renacer, porque hay momentos en la vida de un hombre en los que fallar es la opción más acertada.

Me comprometo a comportarme como es debido, a ser más obediente, y a perder el juicio si la ocasión lo requiere. Me comprometo a ser insensata de vez en cuando.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Lienzo en sangre

.;

Imagen extraída de la página web arteinformado.com (Marian González-Brizuela)
Ando descalza sobre un lienzo que llevo manchando de sangre desde que nací. La primera vez que lo ensucié fue por haberme clavado una astilla, con tan mala suerte que al andar me abrió una pequeña herida en el pie, y desde entonces sigo ensuciando ese blanco que tenía al principio con trocitos de rojo vivo. Eso es vivir: sentir una astilla, clavársela, que duela. Encharcarlo todo de sentimientos, no dejarlo para luego, ni pasar por alto la importancia del color de la sangre. Al fin y al cabo la sangre es vida, y las heridas también forman parte de ella.

No hay mejor manera de explicar el tiempo que no existe, pues nos lo hemos inventado nosotros para tener noción del margen al cual nos enfrentamos. La historia se escribe con sangre, nace y muere con ella. Es tan bonito pensar que esas marcas son nuestras, fruto de nuestras intenciones, y de nuestra fe en nosotros mismos. Es realmente asombroso pensar que somos capaces de seguir andando aunque perdamos tinta por el camino, porque siempre nos queda un poco más de ella para seguir escribiendo.

No creo que haya nada más importante en todo el mundo que saber que sangramos al mismo tiempo que otros cientos de personas: por causas totalmente diferentes, o por cosas totalmente equivalentes.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Toda mi nada

.;

Imagen extraída del blog El fondo del abismo (Nay Blanco)
Mucho me temo que la idea principal de la nada abarca todas mis expectativas; y que el todo me absorbe relativamente poco, si me pongo a comparar. Es como si mi mundo fuera algo distinto al vuestro, o simplemente lo viera de colores invertido. Sea como sea, no pretendo que entendáis mis excentricidades, sino más bien que comprendáis, y aceptéis, que hay varias formas de ver un mismo abismo.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

La robótica humana

.;

Imagen extraída de la página web operamundi-magazine.com (Simon Shaffer)
A menudo, y casi sin esfuerzo, se dice que ser uno mismo es lo que nos convierte en lo que somos, humanamente hablando. Nos engañan, a mi parecer, diciendo que hay que buscar la manera de ser nosotros mismos, cuando es totalmente imposible ser del todo. Siempre nos faltará una mitad para completar el enigma, ese eslabón perdido entre el abismo del ser y no ser que nos acerca, más que al todo, a la nada.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Minutos de minimalía, segundos de inmensidad

.;

Imagen extraída del blog Mangas verdes (Manuel M. Almeida)
Ventana a través: sueños por doquier, pasadizos ocultos entre callejuelas mal diseñadas, sueños en el aire que huyen cuando los quieres atrapar. Un espejo que no miente, un alguien que cierra la puerta y no te deja entrar. Cajones con candado, recuerdos pensados a destajo, palabras que hablan sin hablar. Balbuceos inútiles, melodías indescriptibles que a todos nos da por soñar. Los gestos que no existen, las miradas que todo lo dicen, el matiz de lo que no se puede detallar.

Ventana a dentro: Despojos de incertidumbre, dudas que no se van, sonatas cadavéricas sonando al compás de un mundo en el que no nos dejan jugar. Castañuelas que se rompen, agujas que ya no cosen, gente que ya no es feliz al bailar. La minimalía de los minutos nos despoja las armas que van a matar y la inmensidad de los segundos… la inmensidad de los segundos nos resuelve el problema de la racionalidad.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Cenicienta no fue al baile

.;

Imagen extraída de la película Disney La Cenicienta
Te vi mirarme anoche, y la anterior… y la otra. Me pone nerviosa que me mires tan fijamente, como si no hubiera nada más importante que yo. Ahora también me estás mirando… y me pone realmente de los nervios, pero no puedo evitar que me guste que lo hagas.

Tú ahí, a lo lejos; y yo aquí, con mi vestido impecable. Me convirtieron en algo que desprecio totalmente; yo no soy esta muñeca con cien quilos de buenos modales y quinientos gramos de maquillaje, me han disfrazado entre todos… y yo no he dicho que no.

Sabes perfectamente que soy un completo desorden, pero parezco ordenada; entiendes que sea incomprensible en cuanto a discusiones se refiere, pero aún así sigues permitiendo que me enfade. Supongo que deberé estar guapa así; sino, no me lo explico. Soy una sombra con vestidito azul, pero nunca he sido princesa y de hecho tampoco me apetece serlo. Aún así, siendo tú el principito descolorido, puede que haga un esfuerzo por bailar contigo al final del cuento. Desde luego tú tampoco eres este muñequito galán que siempre he querido que fueras. Ya no me gustas de príncipe apuesto, prefiero que seas el desastre de hombre que me quiere pero no es capaz de invitarme a bailar. Prefiero que te quites el traje y te pongas tus pantalones de deporte, tus bambas con la suela medio despegada y me preguntes que si me apetece salir a pasear. Ese eres tú: un completo caos, un caso perdido… exactamente lo que me apetece encontrar.

No es cuestión de arrugarme el vestido tan pronto, pero por ti quizás lo haga. O puede, incluso, que me cambie de ropa y me ponga encima todo lo que soy: unos pantalones largos, unas Converse bastante sucias, y una camiseta escogida al azar con los ojos medio cerrados y el corazón medio dormido al levantarme. Yo no soy un vestido, soy un desastre; y como tal prefiero que me desees así, sin porcelanas de por medio, que valgo más que eso.

Y ya ves como son las cosas, me hicieron Cenicienta, pero hoy no he ido al dichoso baile. Al poco rato de llegar al gran salón donde supuestamente se celebra me he escapado de todo el mundo, y me he puesto a dar vueltas por los pasillos buscando una salida. He llegado a la puerta grande sin vestido ni peinado perfecto, he llegado en pantalones y hecha un estropicio. Con el pelo despeinado y el maquillaje corrido.

Unos segundos antes de abrir la puerta he pensado en ti, y he supuesto que mientras yo huía tú estarías bailando con otras muchas chicas mejores que yo, pero al salir de palacio te encuentro allá sentado, con tus pantalones de chándal y tus bambas medio rotas. Nunca te había visto más guapo en toda mi vida.
La gente nos mira, pero eso ya da igual. Me muestro ante ti como soy: desastrosa, sincera y terriblemente desarreglada; pero tú… tú no dejas de mirarme, y eso me encanta.
Enviat per : Marina Morell
2 Comments

Florece en un desierto

.;

Imagen extraída de la página web mineral-s.com
Ya van muchas noches como la de hoy; horribles cada una de ellas, cada cual más insoportable. Desvelada, impotente, voy sumando madrugadas a mi condena; y la almohada ya rebosa de tanto compadecerse. Parece que no es suficiente con darlo todo, tengo que dar más que eso; mas todo lo que tengo se resume en Nada, y Nada tampoco es suficiente. Así es, vivo en un ‘tú primero’, esperando la última de la cola y dejando pasar siempre a la gente. Siempre soy la última, pero es porque me olvido de decir ‘oye, ese es mi sitio’. Quizás porque no he encontrado mi sitio aún, quizás porque soy fácil de complacer. Quizás, quizás… quizás. Lo pienso y reniego de mis pensamientos, no todo es irreversible; y aunque es cierto que lo doloroso sigue siendo dolor aunque lo sintamos en diferente medida, hay heridas que no curan… pero sí cicatrizan.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

El reflejo, en el mar, de un cielo sin estrellas

.;

Imagen extraída del blog Frases (Fernando de Cabo Landín)
Solía preguntarme dónde quedaba el horizonte de mi mundo, dónde se encontraba el cielo; si ni si quiera podía contar estrellas en ese mar, azul oscuro, de lamentos escondidos tras cada milímetro de inmensidad. Solía preguntarme mucho... pero nadie, ni si quiera yo, podía responderme algo lo bastante lógico como para creérmelo del todo.

Cegada de impotencia, aniquilada por temerle al miedo y sentenciada por no quererme un poco más acepté que todas mis decisiones se desharían tarde o temprano. Decidí ser justa conmigo misma, y ya ves como han acabado las cosas: no soy ni justa, ni libre... tan solo pierdo el tiempo decidiendo cosas que tendré que volver a decidir más tarde. Asentí cuando me preguntaron si estaba dispuesta a dejar mi vida atrás como precio para llegar a tocar, con la yema de mis dedos, la felicidad que tanto busqué y, supuestamente, tenía delante. Asentí, pero se cerró el finiquito. Lo perdí todo aquella tarde: mi vida, mi pasado; y con ello no gané un futuro. 

La felicidad no existía, tal y como yo llegué a pensar tiempo atrás; pero por tener fe, por querer pensar que estaba equivocada y que realmente sí existía, perdí mi dignidad, mis sueños y mis errores. Entonces comprendí que hay precios que no deben pagarse nunca, porque nuestros deseos pueden llegar a ser tan ambiciosos que terminan por destruirnos a nosotros mismos.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Un ángel, y su pena a rastras.

.;

Imagen extraída del wordpress Fannygemwong's Blog (Walter Faila)
Dicen que la vieron pasear sola, que las luces se apagaban conforme ella pasaba. Su pelo jugaba con el viento, y la oscuridad de la noche escondía el brillo que aún había en sus ojos grises. Ella era la mujer para muchos, menos para él. Él la detestaba, sus ojos la despreciaban cuando estaban a solas.

Aquel ángel de corazón anulado y felicidad inexistente no tenía alas, se las habían arrancado, le habían borrado toda razón de sonreír por ningún motivo, y la habían estado torturando más de cien noches con la misma escena metida en la cabeza. No la dejaban descansar.

Ella nunca dijo ‘no’, y ese fue su problema. Siempre asintió, nunca se quejó de ser menos, ni si quiera de que la pusieran por debajo de lo que ella merecía. Deseaba un trato digno, un cariño acorde con su buen corazón… pero al parecer no llegó nunca. Aún así, ella siguió esperando que la amara por lo que era, que la quisiera cuidar por ser diferente; pero él… bueno, digamos que no cumplió su palabra. Se dejó llevar por el miedo a que ella quisiera liberarse, o quizás simplemente se dejó envenenar por la desconfianza que le tenía, aunque ella hubiera permanecido junto a él por mucho, muchísimo tiempo. Ella lo quería más que a nadie, deseaba pensar que sus actos jamás la volverían a asustar. Se equivocó…

Y ahora la gente que la ve siente escalofríos, la ven pasear como alma en pena, perdiéndose entra la noche mientras se deja acariciar por la luna. Su cuerpo ya no tiene vida, está demasiado castigado como para seguir andando por iniciativa propia. Podría decirse que anda por andar, y que tampoco sabe hacia donde va. Se limita a salir por la noche, en silencio; sin que nadie la escuche, sin que nadie la piense. La ven pasar y alumbra un poco, el poco corazón que le queda sigue siendo bueno, o por lo menos ella se esfuerza para que siga siendo así. Al parecer la luz no dura mucho, solo le alumbra un poco el camino para que sepa por donde ha pasado, y por donde no tiene que volver a pasar.

Sentado en este banco poco puedo apreciar su rostro, pero sin duda sus ojos clavados en la nada y sus brazos colgando mientras la veo pasar dan un aspecto tan poco humano que asusta. Ella ha muerto, pero su corazón la mantiene con vida.

Verdaderamente es un ángel, y aún con tal aspecto es una de las mujeres más bonitas que he visto. Me ha sonreído, y su luz me ha alumbrado. Ahora vuelve a mirar al frente, y procura no desviarse del camino. 
Nunca se ha quejado de las injusticias que ha sufrido, y siempre ha sido culpable por no saber decir ‘no’ cuando debía. Sigue sufriendo, pero a su cuerpo ya le da igual. Llora por llorar, la he visto; porque ya no sabe si lo hace por terror o por vergüenza.

Tiene miedo, lo he notado en cuanto me ha mirado. Su sonrisa… su sonrisa era preciosa, aunque solo era un reflejo de su corazón; en realidad no estaba sonriendo, solo lloraba.

Volveré a esperarla aquí mañana, quiero verla pasar. Ella no puede ser encerrada, pero necesita que alguien le de calor, cariño. Que alguien le diga que es preciosa.
Lo haré yo…
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Tardes que se escriben por sí solas

.;

Imagen extraída de la página web thinkwasabi.com (Berto Pena)
Atardece nublado, lluvioso. Miro, ventana a través, los bancos pasados por agua y los árboles iluminados por los relámpagos que amenazan con destruir toda tranquilidad en esta casa. Desvío mi mirada, algo cansada por el tiempo que hace, mientras me caliento las manos con el vaso de Cola Cao que me dice entre humos: “qué tarde tan fría”. Doy un sorbo mientras trago, junto a él, el paisaje que se dibuja allí afuera. Las hojas revolotean con el viento, mientras éste sale corriendo despavorido por el trueno que amenaza con romperle su melodía. Sentada en mi cama, y desde la que puedo contemplar el cielo, descubro un color grisáceo un poco defraudante. Los colores parecen estancarse entre tan poco brillo, y las sombras son las reinas de las calles. Y allí, no mucho más lejos de aquellos bancos, un charco enorme reflejaba aquellas palmeras dignas de presenciar tanta belleza natural.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Razones que no atienden a corazones

.;

Imagen extraída del wordpress El susurro de tu palabra (Yesus)
Hay razones que no atienden a corazones, y corazones que no entienden de amor. El mío no entendía, pero tú lo hiciste aprender. Y mira si aprendió, que ahora la que está aprendiendo a coser soy yo, y eso que nunca antes tuve necesidad de hacerlo.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Las dos caras de una misma moneda

.;

Imagen extraída del blog Mi estrella de mar
Es curioso que a veces no sepamos ser nosotros mismos, no sabemos si es propio de nosotros y, rápidamente, cambiamos nuestros pensamientos, nos auto convencemos de que esa faceta, personal e íntima, que hemos descubierto no es natural, se sale de nuestra media solo porque nos sorprende, porque es extraño ‘viniendo de alguien como yo’ (típica frase que se dice para sentirnos un poco más nosotros, alejándonos de nuestras nuevas emociones). El problema es que sí que somos nosotros, que sí sentimos, y que sí es otra cara de la misma moneda. Esa parte puede mantenerse oculta por más o menos tiempo, pero tarde o temprano sale, y en vez de ‘corregirnos’ escondiendo todo indicio de novedad en nosotros, debemos aprender a convivir con ello. Yo también me he sorprendido conmigo misma, yo también he sentido miedo de no ser suficientemente yo por haber descubierto, en mí, otra forma de ver a las personas; pero el tiempo también me ha sorprendido, y me ha demostrado que sigo siendo yo, a pesar de lo nuevo que sea todo por cuanto estoy pasando. No es que sea extraño, ni diferente; es que tenemos que vivirlo con la tranquilidad con la que vivimos lo que llevamos haciendo desde hace tiempo, porque aunque no lo recordemos, nos sentimos igual de temerosos cuando empezamos a ser por nosotros mismos tiempo atrás.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Treinta y dos de Marzo

.;

Imagen extraída de la página web bandejadeplata.com (Carlos Fernández Castro)
¿Y qué soy yo sin ti? Un montón de frases sin terminar, sin decir absolutamente nada. En mi cabeza está todo, tus manos, tus ojos, tus abrazos. Tus risas y tus comentarios. A decir verdad, me miento muy a menudo, porque tengo miedo de echarte demasiado en falta. No es bueno, y vuelvo a ser injusta en todo lo que pienso, porque te pienso a deshoras y me arrepiento de no tenerte conmigo. Es injusto provocarte más dolores de cabeza de los que ya te he provocado; así que ya he pasado por la primera faceta del rechazo, que es el dejar de enviarte canciones, escritos; de contarte que te quiero y que me da miedo sentirlo. Ahora me guardo todo eso para no dolerte más, solo te muestro escritos que no dan pie a un nosotros, ni a un pasado que hemos creado los dos. No conviene desarmarte de nuevo, no, no... Cuanto menos te pienso, más vacía me siento; pero es que ya no me apetece pensar en ti. No es que haya otro hombre que me quite el sueño, y probablemente no lo haya hasta de aquí mucho tiempo; es solo que ya no me parece que tenga que molestarme en hacerlo, me has apuñalado demasiado, y en demasiadas ocasiones. Y me duele, de veras que me duele, pero hoy, y lo digo enserio, empiezo mi vida. Lejos de aquí, lejos de ti; como debería haber hecho hace mucho tiempo. Sin arrepentimientos y sin rencores, porque te quiero, pero ya no me dejas sin aliento. Hoy, día treinta y dos, me olvido de ti, y de tus puñales.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

La mujer de campo se despide del hombre del sombrero de copa

.;

Imagen extraída del diario El mundo (Nir Elías)
He de admitir que ya nada volverá a ser lo mismo, porque esta vez seré yo quien se encargue de ello. Si tiene que funcionar, nosotros tendremos que ser distintos, y no me veo yo con muchas ganas de cambiar. Te quiero, por supuesto, y te esperaré durante mucho tiempo, sin duda alguna; pero eso ya no es importante para ninguno de los dos. Ni si quiera para mí.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

El adiós en el aire y yo aquí

.;

Imagen extraída del blog AmoBdjoz (AmoBdjoz)

Días en el tiempo,
caricias en el viento
y yo sin ti, me muero
como versos en el tintero,
como los ‘ya no te quiero’
que escupimos porque sí.

Mentir por mentir
y seguir, del primero
de los besos que una vez te di
solo quedaron los silencios;
un ultraje al sin vivir
que, entonces, marcó nuestro recuerdo.

Y no es cierto,
que si estoy sin ti
reviento, que si fui
o no fui, ya no me entiendo;
y tantas veces me perdí
que ahora ya ni me siento.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Con mis razones a cuestas

.;

Imagen extraída de la página web atletas.info (Elvira Encina)
Esperaba verme sonreír cuando llegara este momento en el que nunca se cumple lo que pienso y ocurre lo que menos tengo en mente; esperaba entender que el momento adecuado aparecería cuando dejara de buscarlo; pero me he encontrado en el camino, una vez más, sin sonrisa y sin momento. Será que me he perdido durante tanto tiempo que ya solo soy capaz de encontrarme cuando ando perdida en el camino; muy en mi mundo, muy en el olvido. Que nunca es tarde para encontrarse a uno mismo, y que por más que me encuentre seré yo misma la que vuelva a entrar en el círculo cerrado de perderme siempre a cuestas, porque las bajadas son demasiado llevaderas.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments