Popular Posts

Abstracción de sensaciones

.;

Imagen extraída de la página web taringa.net (Kandinsky)
Una luna llena que no llena, un sueño que sueña ser real, una nada tan perfecta que de tan perfecta nace y, después, muerta llega al final. Un desagüe en el camino, un peldaño en el destino, una vía de escape a ‘nunca jamás’. Que ‘nunca jamás’ existe, y existe en el alma del que es capaz de ver sin mirar.

La cascada de emociones, los colores de la inmensidad, son atardeceres insaciables que nunca se acuestan a descansar. El sueño los saluda, y el saludo siempre se queda en alta mar. Mar que todo lo entiende, mar que todo lo escucha, agua que llena el vaso a medio llenar.

Una carta enviada al fin del mundo que tiene miedo de no llegar, y el fuego de un corazón que, cuando llegue, desea que no la lea nadie más. Él, que sabe; él, que siente, no va a dejar de desear verla quemar. La tierra prometida, el silencio de las palabras, no puede esperar.

El aire que no respira, el agua que se ahoga, el tiempo que no puede dejar de contar. Esta es una historia de una cama que nunca puede descansar. La almohada la acompaña en sus noches que terminan por no acabar; el edredón, que las cubre, les desea un poco de tranquilidad.

Un teléfono que suena, una voz reconocida, una risa a recordar; pues una risa colectiva, una hojeada a la alegría es algo que no nos puede matar; y de matarnos, así yo moriría; así, de felicidad. Y que me grite quien quiera, que lo importante de la vida no es la vida, es todo lo que llegamos a obsequiar. Que me maten si así vivo, que la vida me da igual; porque la muerte es vida, si has dado todo lo que quieres dar.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

La vida es la reina; el silencio, el peón que la pelea

.;
Imagen extraída del wordpress Deriva2 (García Peña)
Ser sin ser del todo,
cuando todo es nada,
cuando nada es todo.
Ser sin ser, a secas;
y a secas, quedarse solo.

El lamento, llega;
la soledad, besa, pesa;
la culpa siempre queda.
Y, ¿qué le voy a hacer,
si es que sigo siendo sin ser
y de cualquier manera?
El silencio y la vida,
¿qué vida? ¿la mía?
la vida es la reina;
el silencio, el peón.

¿Qué pueden decir unas manos,
si no están cerca de un corazón?
No es que no te entienda,
mas no te quiero escuchar
porque escuchar cuando todo es nada,
y cuando nada es todo lo que hay que contar,
a veces me cuesta tanto
que prefiero ni preguntar.

Ser sin ser del todo,
cuando todo es nada,
cuando nada es todo.
Ser sin ser, a secas;
y a secas, quedarse solo.
Quedarse solo.
Enviat per : Marina Morell
2 Comments

Seamos realistas, pidamos lo imposible

.;

Imagen extraída del blog Escribiéndome (Estrella)
Ser valiente significa estamparse contra la pared las veces que haga falta si crees que puedes romperla en cualquier momento, o incluso sin saberlo seguro. La insistencia, el esfuerzo; sólo las ganas pueden con ella.

La realidad la soportamos porque pedimos imposibles, porque nuestra vida no deja de ser un deseo constante de cosas que no podemos alcanzar sin esfuerzo o sin dedicación. Las cosas, la vida, no aparece sola; alguien se ha esforzado para procurárnosla. Siempre, y digo siempre, hay alguien deseándonos lo mejor.

El esfuerzo es la valentía del más débil, y también del más honrado. No puedes romper una pared de un golpe, por muy valiente y asusto que seas siempre te faltará algo para romperla. La dedicación se encarga de ello, nos procura fuerza interior, nos muestra el punto débil de la pared, y nos invita a dar un golpe más.

De un portazo se despide la inocencia, se van las ilusiones, y se destruyen los sueños; de un portazo se corrompen esperanzas, se abandonan sonrisas, se matan satisfacciones y se hacen más fuertes los malos. La continuidad, la lucha constante nos hace buenos, aunque no lo parezcamos a simple vista, aunque estemos contaminados por mal carácter. Las buenas intenciones, la fe en nosotros mismos nos hace alcanzar lo que deseamos, por más imposible que parezca.

Al final los malos ganan de todos modos, es cierto; pero los buenos ganan el doble, porque valoran las dificultades que les ha supuesto echar abajo esa pared que parecía imposible de derruir.

Es cierto que la vida está llena de imposibles, de inalcanzables, pero la cuestión no es dar un hecho por imposible, sino darte de cabezazos contra el imposible hasta hacerlo posible, hasta decir: “vaya, pues al final sí he podido”.

El infortunio viene dado por la negación de tus capacidades. Si deseas regalar sonrisas, si deseas ser feliz a costa de buenas intenciones, entonces tu fortuna será la más grande del mundo. Será tan inmensa que nunca carecerás de honradez, y tus amigos, amores o familia te recordarán cuando no estés por ser el tipo de persona que siempre han querido en sus vidas.

Sé especial, porque puedes serlo.
Enviat per : Marina Morell
1 Comments

Renacer

.;
Imagen extraída del blog El quemador de esencias (Carmen M. Olea)
Me comprometo a comportarme como es debido, a ser más obediente, y a perder totalmente el juicio si la ocasión lo requiere. No es fácil actuar bajo un guión, pero si no lo tuviéramos no podríamos romperlo, y muy probablemente perderíamos más de lo que perdemos cuando lo seguimos a rajatabla.

Comprometerse, ser obediente y perder totalmente el juicio; las tres cosas derrochan insensatez. Insensatez moral, insensatez humana. Si acatas, pierdes mundo, pierdes experiencia; si desobedeces, corres el riesgo de hacerte daño a ti mismo, y de fallar a quienes más te quieren.

A veces hay que decidir cuanto daño, o decepción, estamos dispuestos a causarnos a nosotros mismos para aprender de forma autodidacta, que es la mayor muestra de retentiva experimental posible.

Es más que probable que al caer nos atrape una especie de fuerza inexplicable que nos invite a quedarnos ahí, en el suelo, tendidos como las hojas de los árboles en otoño. Sin embargo, el inexorable momento en el que nos levantamos con nuestras dos manitas es el instante que nos hace renacer, porque hay momentos en la vida de un hombre en los que fallar es la opción más acertada.

Me comprometo a comportarme como es debido, a ser más obediente, y a perder el juicio si la ocasión lo requiere. Me comprometo a ser insensata de vez en cuando.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Lienzo en sangre

.;

Imagen extraída de la página web arteinformado.com (Marian González-Brizuela)
Ando descalza sobre un lienzo que llevo manchando de sangre desde que nací. La primera vez que lo ensucié fue por haberme clavado una astilla, con tan mala suerte que al andar me abrió una pequeña herida en el pie, y desde entonces sigo ensuciando ese blanco que tenía al principio con trocitos de rojo vivo. Eso es vivir: sentir una astilla, clavársela, que duela. Encharcarlo todo de sentimientos, no dejarlo para luego, ni pasar por alto la importancia del color de la sangre. Al fin y al cabo la sangre es vida, y las heridas también forman parte de ella.

No hay mejor manera de explicar el tiempo que no existe, pues nos lo hemos inventado nosotros para tener noción del margen al cual nos enfrentamos. La historia se escribe con sangre, nace y muere con ella. Es tan bonito pensar que esas marcas son nuestras, fruto de nuestras intenciones, y de nuestra fe en nosotros mismos. Es realmente asombroso pensar que somos capaces de seguir andando aunque perdamos tinta por el camino, porque siempre nos queda un poco más de ella para seguir escribiendo.

No creo que haya nada más importante en todo el mundo que saber que sangramos al mismo tiempo que otros cientos de personas: por causas totalmente diferentes, o por cosas totalmente equivalentes.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments

Toda mi nada

.;

Imagen extraída del blog El fondo del abismo (Nay Blanco)
Mucho me temo que la idea principal de la nada abarca todas mis expectativas; y que el todo me absorbe relativamente poco, si me pongo a comparar. Es como si mi mundo fuera algo distinto al vuestro, o simplemente lo viera de colores invertido. Sea como sea, no pretendo que entendáis mis excentricidades, sino más bien que comprendáis, y aceptéis, que hay varias formas de ver un mismo abismo.
Enviat per : Marina Morell
0 Comments