Popular Posts

El vuelo apresurado de una mariposa en primavera

.;
Imagen extraída de Geralforum (Billshcot)
El aleteo intermitente de una mariposa hizo que volviera en mí tras haber estado observando - absorto por la magnificencia - el extraño rostro de la estatua de la fuente que tenía delante. Dos, tres, cuatro. Cuatro aleteos. El primer aleteo fue de somnolencia; el segundo, de desconcierto; el tercero, de nostalgia; el cuatro, rutinario. La rutina caótica de mi corazón había despertado con el zarpazo de ingenuidad de la mariposa, y entonces se me ocurrieron mil formas de tatuar la luna; trescientas, de dibujar el aire; cincuenta, de entender el susurro del silencio; ocho, de amar el conocimiento... y una, sólo una, de escribir el sinsentido con el que el agua de esa fuente bailaba con aquella estatua de piedra, que invitaba a cenar a cuantos desafiasen las limitaciones de la vida mortal.

El aleteo de la mariposa despertó 
mi caos y el suyo:
el sueño de ser yo la mariposa,
y ella la estatua desafiante.
Enviat per : Marina Morell
12 Comments