Popular Posts

En última instancia, sobrevivir

.;
Imagen extraída del blog Lengua en libetad (Rafaela)
Pertenezco al holocausto de ideas, de palabras, al cementerio de letras encadenadas, buscando la secuencia adecuada. Formo parte del espejo de la mente, dejo que el viento se lleve algunas de mis idas y venidas, dejo que renueve las calles de la originalidad. Ya estoy viejo para una vida de cemento, lo que me place es caer en el olvido del mundo, desaparecer de la monotonía, vivir para siempre en mi proyecto de mundo irreal: un lugar creado con palabras de consistencia estructural, pero hecho de materiales intrigantes: de aire, así, como quien oye respirar; de sueños, como poder volatizar la carretera, y hacer bolas de gas con ella; de paz. Busco lo que permanece en el susurro del tiempo, siempre al amparo de lo que todavía no existe. Me cobijo en los días grises, por su enorme parecido a las noches tranquilas, y por la imaginación que me despierta el sueño. Soy vagabundo en la ficción, viajero insaciable de mundos escritos, amante de las letras, mendigo de palabras bonitas y un completo ignorante en todo lo demás.
Enviat per : Marina Morell
6 Comments