Popular Posts

El Rey León: el musical que conmueve al mundo

.;
Imagen extraída de la página web vinilo.fm
El pasado 9 de Agosto tuve la increíble oportunidad de ver, en directo, el musical de Broadway: El Rey León, que subía el telón del Teatro Lope de Vega de Madrid con unas voces increíbles, unas coreografías brillantes y una puesta en escena de ensueño.

A ambos lados del escenario se habían colocado instrumentos africanos que fueron tocados en las escenas más adecuadas, y con un gusto exquisito para los oídos del público. Al inicio del musical hubo una presentación más que sorprendente de las dos personas que tocaban dichos instrumentos: fueron introducidas en la obra automáticamente mediante una conversación de coros entre ellos y la actora que representaba a Rafiki. 

Siguiendo este momento tan especial y único, se abría paso la canción inicial "El ciclo de la vida", versionada por unas voces maravillosas que nos hicieron llorar a más de uno. Esa emoción pronto se extendió por todo el público, los allí presentes se llevaban las manos a la cara y se secaban las lágrimas sin dejar de sonreír ni un solo instante. 

Fue una apertura mágica que supo encoger el corazón de los asistentes: tanto el público como los actores derrocharon felicidad a lo largo de la representación, sin dejar de lado el respeto y la profesionalidad de las respectivas partes. El glorioso momento de la presentación de Simba en La Roca del Rey tuvo como punto culminante un apagón de luces intencionado y un silencio abrumador que hizo levantar una ola de aplausos apasionados por parte del público. 

La magia había despertado en Madrid, y de la mano de Mufasa, Sarabi, Scar, Simba, Nala, Zazú, Timón, Pumba y una escenografía excelente la obra fue avanzando entre lágrimas, risas y sueños cumplidos. Creo que esa fue la clave del éxito final de la obra: el inicio, el despertar de la magia; aunque es innegable que dicha magia debe mantenerse siguiendo el hilo de la historia. 

Desde luego lo consiguieron: consiguieron emocionar, hacer reír; consiguieron que soñáramos, que volviéramos atrás en el tiempo, que recordáramos. Lograron que nos viéramos delante de la televisión, metiendo la película en el VHS e ir corriendo hasta el sofá para no perdernos ni si quiera un segundo.

Consiguieron ilusionarnos... y lo más importante, consiguieron transmitir la mayor verdad de esta vida: la magia vive en uno mismo.

Gracias por hacerme recordar
que la magia no se va,
que la magia vive en mí.

Os enlazo el tráiler del musical para que podáis disfrutarlo:
Enviat per : Marina Morell
2 Comments

Jaque Mate

.;
Imagen extraída de Flickriver (Thorrarena)
El día de mi nacimiento estaba muerta, el día de mi muerte estuve viva. El día que ocurrió, el día de mi trance, ese día no existió nunca. Fui siempre un volcán, al principio dormido, luego lleno de lava, luego intermitente como la vida y como la muerte. Y es que no me creo nada, lo vivo no vive, y lo muerto nunca muere. Esa es la verdad oculta en el tiempo. Esa es mi mentira entre palabras de lima de lijar. El día en que fui nadie, el día en que lo fui todo. ¿Cómo puede ser que el coste de vivir sea una vida llena de muerte, y que el coste de la muerte sea tener que vivir durante años para ganarnos el descanso del alma? El alma... quien decide por mí, y quien acata mis órdenes, te ordeno que me ordenes ver lo que nadie más podría soportar: quiero ver la película de las almas que no descansan en paz, aquellas que después de muertas siguen agonizando, aquellas que agonizan porque aún no llega su descanso. Todo se doblegará, todo se quedará en el tiempo, y el tiempo guardará el secreto de la existencia. La verdad de la vida es la muerte, y la verdad de la muerte es... es el final como principio del juego. Así es, nos quejamos de las injusticias de la vida y de las injusticias de la muerte, pero los injustos somos nosotros, los miserables humanos. Vivir o morir, cada humano decide su desdicha y paga un precio por ello. Después del pacto, el humano es arrojado al mundo como una simple pieza del juego, y en el juego, los humanos son los que deciden. Somos seres muertos en vida, y seres vivos que recorren el tablero para morir. Al fin y al cabo todo se resume en la partida que toca jugar, y en el todos contra todos solo la muerte y la vida ganarán.
Enviat per : Marina Morell
2 Comments