Talón de Aquiles

Imagen extraída del blog Un mundo dentro del ruido (Only me)
Admito que
el adiós todavía me mata, 
que las estrellas caen
y se hunden como barcos
en un acto de piratería,
que prometí
que nunca me iría
y en el abismo de mi vida
cayeron algo más
que las hojas en otoño,
que cayeron mis promesas
y yo a despojo,
y que luego quise volver
allí donde me hiciste 
princesa de tu castillo,
pirata del barco hundido 
en el abismo de tu querer.

16 comentarios:

  1. Admites que sientes.. y eso, hoy en día es difícil.

    Te sigo y te apunto, y te sigo leyendo (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Salem.

      Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que escribo de forma impersonal. Escribir en primera persona no significa que hable de mí, pero estoy de acuerdo contigo en que hay que decir las cosas tal y como se sienten: es más que probable que la protagonista de este poema lo sepa mejor que nadie.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Hola, Marina.
    Como siempre es un gusto pasar y leer estos hermosos textos que escribes. Yo me he sentido de esa forma. Y es hermoso la manera en la que lo expresas en ese poema.
    Saludos ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya, muchísimas gracias, Kriza! Me alegra que te hayas sentido identificada.

      ¡Un saludo! :)

      Eliminar
  3. Ir y venir, como las mareas, pero al final saber encontrar el sitio en que somos felices...

    Lo malo de irse, es que a veces nadie te espera al volver.

    ¡Salud!



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Oski! Me alegra tenerte siempre por aquí :)

      Tienes razón. De todas formas, la solución sería no irse nunca.

      ¡Un abrazo, compañero!

      Eliminar
  4. Me gustan mucho los barcos de papel, Marina.

    Y esos versos que se mecen al compás de una despedida, entre las ganas de poner fin a una etapa y el deseo de amarrar los recuerdos más bellos.

    Pero dicen por ahí que no deberíamos volver a los lugares en los que hemos sido felices, tal vez porque nos demos cuenta que ese castillo donde fuimos princesas era de cartón piedra. Mejor el recuerdo si hay que irse.

    Un beso Marina, y que pases unas Fiestas estupendas. Bon Nadal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por esta estupenda reflexión, Tesa. La verdad es que estoy de acuerdo en todo lo que has dicho. Creo que la protagonista del poema también piensa lo mismo, aunque quiera volver.

      ¡Felices fiestas, Tesa! Mis mejores deseos para ti y para tu familia.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias por pasar a leerme, Cosas que nunca te dije.

      Eliminar
  6. Admitir que una despedida te afectó, y que una persona y todos los sentimientos que la rodean te siguen importando, es un acto de valentía y de fuerza.
    Rara vez se encuentran a personas tan sinceras.
    ¡Un besín!
    PD: ¿Te he dicho alguna vez que me encantan tus entradas?
    ¡Feliz navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario, N: ya te echaba de menos por aquí!
      Muchísimas gracias, me alegro de que te guste leerme. Sabes que a mí también me encantan tus entradas :)

      ¡Un abrazo muy, muy grande desde Varsovia! ¡Felices fiestas y feliz año nuevo!

      Eliminar
  7. Muy buen poema. Te dejo un abrazo muy grande.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Guevara. Me alegra que te haya gustado :)

      ¡Un abrazo muy grande!

      Eliminar
  8. A una despedida nunca se acostumbra uno, yo creo que es algo que siempre pilla por sorpresa aun cuándo intentamos prepararnos.
    El poema es precioso, lo que transmites, las comparaciones...es perfecto Marina.

    Me he dado cuenta de que no te seguía, así que ya tienes 92 :)

    P.D. El título es my original, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Martina.

      Tu comentario me ha llenado de alegría. Es cierto, nadie está preparado para un adiós. De hecho, me parece bien. Porque no es algo que debamos tener a diario en nuestras vidas.

      Me alegra muchísimo que te haya gustado, aunque considero que la perfección es inalcanzable, por eso es tan bonita. Porque te motiva a seguir luchando día a día.

      Gracias por tu comentario, de verdad. Hoy voy a acostarme, además de contenta, con una sonrisa en la cara.

      Un fuerte abrazo, te espero en próximas publicaciones :)

      Eliminar

¡Siempre es un placer leer vuestros comentarios!